Serpientes más venenosas del mundo

Serpientes más venenosas del mundo

Serpientes más venenosas del mundo

1. Serpientes marina de pico

Usted puede estar un poco familiarizado con estas serpientes marinas. Son bastante comunes, y es posible que las haya visto en películas o incluso en persona.

Son reconocibles por sus rayas. Por lo general, estas serpientes no tienen interés en la confrontación, pero si un ejemplar se siente amenazado, puede morder. Si esta pasara, las estadísticas apuntan a que tres de cada cuatro veces esto no será gran cosa, ya que sólo una cuarta parte de las serpientes marinas de pico llevan veneno. Las que lo hacen, tienen la mayor concentración de veneno entre todas las serpientes.

Pocos miligramos de esta sustancia tienen la capacidad de matar a miles de seres humanos, lo que convierte a esta serpiente en la más venenosa del mundo. No obstante, la mayoría de las serpientes marinas de pico son bastante inofensivas gracias a una personalidad dócil y la carencia de veneno.

Serpientes marina de pico más venenosas

 2. Serpientes de cascabel

Cuando la mayoría de la gente piensa en las serpientes venenosas, las de cascabel vienen a la mente con bastante rapidez. Estas serpientes se encuentran en todo el continente americano y en realidad son un tipo de víbora.

Su nombre proviene por supuesto del sonajero que se encuentra al final de la cola y que crea un sonido distintivo. Las diamondbacks orientales son las más venenosas de todas las serpientes de cascabel. Afortunadamente, sólo el cuatro por ciento de las mordeduras resultan en muertes, si es que son tratadas con el tratamiento oportuno. El veneno de estas serpientes también puede causar daño permanente a los órganos e incluso puede llevar a la pérdida de una extremidad.

 3. Víbora de la muerte

Existe una famosa leyenda que dice que Cleopatra utilizó una serpiente para suicidarse.

El tipo de serpiente que supuestamente utilizó fue una víbora de la muerte, una especie hallada en toda Australia, Nueva Guinea y otras regiones.

Una mordedura de estas víboras puede resultar en parálisis, paro respiratorio y hasta la muerte dentro de sólo seis horas. Con el tratamiento rápido, es poco probable que un paciente muera, pero sin tratamiento, aproximadamente el 50 por ciento de las mordeduras son letales.

Las víboras de la muerte también se alimentan de otras serpientes.

Taipán del interior más venenosas

 4. Taipán del interior

Si bien es difícil impresionarse con una Taipán del Interior después de conocer la concentración de veneno en una serpiente marina de pico, sería absurdo descartarla sólo porque su picadura podría matar “únicamente” a un máximo de cien personas.

Ironía aparte, las taipanes suelen evitar el contacto humano y es poco probable que alguna vez se encuentre con los humanos, a menos que se esté buscando, claro está.

5. Serpiente marrón oriental

Este tipo de serpiente es una de las pocas que son realmente agresivas. Se encuentra comúnmente en Australia, y se puede hallar en zonas pobladas como las ciudades, no sólo en lugares remotos.

Si percibe a alguien como una amenaza, una serpiente marrón oriental lo perseguirá incluso fuera de su territorio. Si la serpiente no confía en su seguridad, puede decidirse a morder con mucha rapidez. Si lo hace, puede morder muchas veces durante un solo ataque.

Menos de la mitad de estas serpientes contienen veneno, pero las que sí lo tienen pueden causar parálisis o la muerte. Debido a su proximidad a centros de población y su carácter agresivo, se podría argumentar que esta serpiente es la más peligrosa del mundo.

6. Serpiente malaya

Esta serpiente no es tan conocida como otras, pero su veneno es 16 veces más potente que el de la cobra. Asimismo, para su veneno no existe un buen antídoto que usar, lo que hace que sea muy mortal. También conocida como Krait azul, esta serpiente tiende a mantenerse a buen recaudo y por lo general sólo sale de noche. De ahí que sea fácil de evitar.

Mamba negra más venenosas

7. Mamba negra

Esta serpiente se encuentra generalmente en África. Una sola picadura contiene suficiente veneno para matar a 10 personas. Puede viajar a la velocidad de 20 kilómetros por hora, lo que la hace la serpiente más rápida del planeta.

La Mamba Negra muerde varias veces cuando ataca y si su mordedura no se trata, casi siempre termina en muerte.

8. Serpientes tigre

Esta serpiente es nativa de Australia y es reconocible debido a sus bandas de anchura de color amarillo. Sus mordeduras son muy precisas y sin tratamiento dan lugar a la muerte casi las tres cuartas partes de las veces.

Cobra filipina más venenosas

9. Cobra filipina

Esta serpiente es fácilmente detectable por su collar de cuello ancho. Mientras las cobras inspiran temor, la mayoría de los tipos de cobras ni siquiera hacen el grado para esta lista.

La cobra filipina, sin embargo, sí lo hace. Ni siquiera tiene que morder para envenenar. Todo lo que tiene que hacer es escupir, y puede hacerlo desde tres metros de distancia, con lo que golpea efectivamente a su presa o amenaza.

La parálisis que provoca el veneno de esta serpiente puede conducir a la muerte dentro de 30 minutos.

10. Víbora gariba

Esta víbora se encuentra generalmente en el Lejano y Medio Oriente, y por lo general sale de noche. El principal peligro con esta criatura es que el veneno es de acción muy lenta, lo que puede inducir a la víctima a cometer el error de esperar demasiado tiempo para buscar tratamiento.

El tratamiento puede prevenir la muerte en la mayoría de los casos, pero sin él, se produce una muerte lenta y dolorosa, en un proceso que dura de dos a cuatro semanas.

Compártelo en tu red social: