Serpientes coral

Serpientes coral

Serpientes coral

Apariencia de las serpientes coral

Hay muchas variedades de serpientes coral a lo largo de las Américas, pero en este artículo nos centraremos en las que habitan en Estados Unidos.

Las especies más comunes en ese país tienen un patrón de color universal: rojo-amarillo-negro-amarillo universal. Sin embargo, no todas las serpientes coral tienen la misma combinación de colores, por lo que es importante estar familiarizado con las serpientes específicas de cada región.

Esta especie es pequeña en comparación con otras serpientes venenosas de los Estados Unidos. En su longitud más larga, un adulto puede medir alrededor de 0,75 metros. El cuerpo colorido es delgado y carece de variación real en anchura. La cabeza, siempre de color negro, se entremezcla con el cuerpo sin que haya un cuello distintivo.

Serpiente coral

Hábitat y Comportamiento

Hay dos tipos fundamentales de esta especie, la serpiente coral del este y la occidental. Las orientales son más comunes, pero tampoco se ven a menudo porque las serpientes coral que viven, ya sea en el sureste o el suroeste de los Estados Unidos, prefieren áreas boscosas, pantanosas y sucias, a menudo bajo los escombros.

Son muy solitarias, permaneciendo en la seguridad de las madrigueras o cuevas subterráneas durante el día y emergiendo en la noche y temprano en la mañana para alimentarse. Entre su propia especie, las serpientes coral son solitarias y se muestran agresivas, incluso durante la reproducción.

A diferencia de otras serpientes venenosas, tienen las pupilas redondas, una cabeza roma, es decir, que no tiene punta, y carecen de pozos de detección de calor. Sus sacos de veneno no están asociados a los colmillos, pero son adyacentes a los dientes, impregnando las perforaciones que haga la serpiente cuando enganche sus dientes en una víctima.

Contrariamente a la creencia común, la cantidad máxima de veneno se puede entregar sin la masticación; la entrega de veneno está relacionada con la duración de tiempo que la serpiente esté prendida a su presa, no al número de veces que la muerda. Múltiples picaduras facilitan y aceleran la transferencia de veneno, pero no necesariamente inciden en la cantidad del mismo.

Serpiente coral convencional

El veneno de serpiente coral es neurotóxico, otro hecho que la distingue de otras serpientes venenosas en Norteamérica. Dicho veneno afecta la forma en que el cerebro se comunica con los músculos, dificulta el habla, afecta el movimiento, y en última instancia, impide la función cardíaca o respiratoria. Los síntomas por una mordedura de serpiente coral pueden demorar en aparecer hasta doce horas.

Lamentablemente, debido a sus colores brillantes, las serpientes coral resultan muy atractivas a los niños. Muchos de los casos reportados de mordeduras se deben a la curiosidad de un joven que trató de recoger al reptil. Por esta razón, es bueno que las serpientes coral sean tímidas y avistadas en raras ocasiones.

Las serpientes coral infantiles salen de los huevos depositados por la hembra, a diferencia de otras serpientes venenosas en Norteamérica, que dan a luz a crías vivas. Una vez nacidas, las serpientes coral miden 0,18 metros de largo y ya se encuentran en todo su potencial venenoso.

Dieta

Las serpientes coral son carnívoras y basan su dieta en otros reptiles y serpientes, incluso ejemplares de coral. En ocasiones pueden alimentarse también de ranas.

Serpientes coral norteamérica

Datos sobre el veneno

El veneno de serpiente coral, como dijimos, es neurotóxico. Esto significa que es capaza de disminuir y eliminar la capacidad de los nervios del cuerpo para comunicarse con las células. Si su cerebro no puede comunicarse con el corazón, la función cardiaca cesará.

De las serpientes venenosas en Norteamérica, el veneno neurotóxico sólo se encuentra en dosis letales en las serpientes coral. Cuando la serpiente muerde a la víctima, se aferrará a esta durante el mayor tiempo posible. Esto se debe a que las serpientes coral no tienen sacos de veneno unidos a sus colmillos, como las víboras.

El veneno de esta especie se secreta en la herida mientras el animal permanece aferrado. Cuanto más tiempo el animal se adjunta, más veneno se administra. Las mordeduras de serpiente coral pueden no mostrar sus síntomas durante 12 horas después de su ocurrencia.

Algunas personas que son mordidas creen que han encontrado una serpiente de leche y no una serpiente coral porque no hay signos inmediatos de intoxicación por el veneno. Afortunadamente, a pesar del retraso en la aparición de los problemas, no se han registrado muertes provocadas por mordeduras de serpiente coral desde el desarrollo de un antídoto en 1967.

Serpientes coral sudamérica

Más sobre el hábitat

Las serpientes coral habitan en el sureste y el suroeste de Estados Unidos, aunque hay otras subespecies de serpientes coral por todo el mundo. Prefieren áreas boscosas, pantanos, o lugares con tierra suelta.

De igual forma, prefieren cazar en la noche o temprano en la mañana, y se mantienen en sus guaridas la mayor parte del día. Por esta razón, rara vez son vistas por los viajeros. A diferencia de muchas otras serpientes, la serpiente coral no es audaz y tratará de huir de una situación determinada en lugar de mantener su posición. Sin embargo, si el animal se siente acosado podrá ir al ataque sin previo aviso.

La mordedura de una serpiente coral no es como la mordedura de una víbora. Las serpientes coral se aferran a su víctima, permitiendo que el veneno en la boca sea transferido a la herida. Cuanto más tiempo permanezca la serpiente aferrada a su presa, más veneno es transferido al cuerpo de la víctima. Esta sustancia, el veneno, consiste en una neurotoxina y, eventualmente, provoca el cese de la actividad cardíaca y pulmonar.

Datos curiosos de la serpiente coral

Las serpientes coral se confunden a menudo con algunas serpientes no venenosas de coloración similar. La serpiente de leche y la kingsnake escarlata tienen colores similares, pero en diferentes patrones.

La especie que nos ocupa es la única serpiente venenosa de América del Norte que no pertenece a la familia de las víboras.

Está relacionada con las mambas, cobras y serpientes marinas.

No se han producido muertes por una mordedura de serpiente coral desde 1967, cuando se desarrolló el antídoto para el veneno.

Su esperanza de vida en la naturaleza es desconocida, mientras que en cautiverio pueden vivir hasta siete años como promedio.

Las serpientes coral de todo el mundo vienen en todas las variedades de colores de azul y rojo a negro, con manchas de color amarillo brillante. Cuando se sienten amenazadas, se acurrucan, usando su cola en un intento de confundir al atacante en cuanto a qué extremo de la serpiente es la cabeza real.

Otras especies de serpientes que pueden confundirse con una coral son la escarlata, la rata roja y la rey Scarlet.

Muchas personas quieren saber cómo matar a una serpiente coral, pero esto no es necesario. La mejor manera de deshacerse de las corales es simplemente dejándolas solas.

Para atraparlas pueden utilizarse trampas, la mejor manera de eliminarlas.

Compártelo en tu red social: